AUTOMOTORES FRANCO CHILENA S.A. PLANTA LOS ANDES

Vista aerea de la planta Automotores Franco Chilena de Los Andes en los años 90

afch
o

HISTORIA

       La historia de la industria automotriz chilena se remonta a 1924, cuando Ford instaló en la calle Exposición la primera planta ensambladora de automóviles de Chile. Durante 84 años, más de treinta marcas y ochenta modelos de automóviles fueron ensamblados en nuestro país. La historia del auto chileno es mucho más que la citroneta y el Yagán.....

PEUGEOT EN CHILE
        En la década del ´70, una nueva determinación política afectó la industria local: se determinó reestructurar las industrias terminales que existían en el país, creando un Estatuto Automotriz con el fin de legislar la producción de automóviles, imponer integración nacional, asignar terminales de segmentos y poner fin a otras armaduría. De esta manera, el gobierno llamó a una licitación pública que limitaba la producción automotriz sólo a algunas marcas de automóviles por segmento, ya sea de vehículos pequeños, medianos y grandes. Como resultado de este proceso, el 28 de agosto de 1973, se aprobó legalmente la empresa mixta Corfo-Citroën para ensamblar automóviles pequeños; como automóvil mediano se eligió a Renault y Fiat y para grandes, a Peugeot. Fue en ese período que la empresa francesa decide construir, en sociedad con Renault (48% de la propiedad), en la ciudad de Los Andes una moderna planta industrial bajo el rótulo de “Automotores Franco Chilena S.A.”, la cual, al ser filial, se hizo bajo los conceptos europeos y en un terreno de 160 mil m2. Al mismo tiempo, la planta en Arica dejó de funcionar. En la nueva fábrica la marca francesa empezó a trabajar con fuerza. Primero siguió produciendo el emblemático 404, al que le siguieron otros modelos como 504 y su versión pick up y la exitosa 505 station familiar. En 1976 cierra la Comercial Automotores San Cristóbal y Peugeot decide crear una filial en Chile bajo el nombre Peugeot Chile Ltda., que dos años más tarde pasa a ser S.A. En 1979 se produjo en Chile una importante variación en la política económica, estimulando la masificación de las importaciones de vehículos. Esta reforma, que responde a una política de apertura económica con el exterior y una progresiva baja de aranceles, se tradujo en un abundante flujo de recursos crediticios hacia el país. En ese contexto, Chile vivió un verdadero boom de crecimiento automotriz, cuyo volumen alcanzó niveles absolutamente inusuales en toda su historia. Bajo esta nueva reglamentación, que ya no limitaba la producción por segmento, Peugeot Chile se abocó a construir vehículos más pequeños como el 305, el 306 y el 205, un auto que marcó la historia de Peugeot en el mundo, al punto que se le llamó “el número sagrado”, ya que llegó en un momento (1983) muy difícil para la industria automotriz y fue el auto más vendido en Europa en ese momento. Posteriormente, se bajaron los aranceles a los autos importados, por lo que Peugeot cambió su política y empezó a importar vehículos, destinando la manufactura nacional a la exportación de autos a países que necesitaban un segmento de vehículos, como México, Ecuador, Venezuela y Colombia, a donde llegaron modelos 405, 406, 306 y el exitoso 206 a partir de 1997. En 1992 Peugeot le compra su parte de la planta de Los Andes a Renault, y en 1996 arma su auto número 100.000, año que coincide con la inauguración de la Casa Matriz de Peugeot Chile en Huechuraba. Finalmente, en 2004 se termina la producción de automóviles en territorio nacional. Actualmente Peugeot Chile es líder en imagen de marca, líder en servicio con su Red de Concesionarios presente en todo Chile y líder en continuidad de su política hacia su clientela, ya que al ser filial sigue las normas internacionales del grupo.
RENAULT EN CHILE

        Industria Automotriz Renault Chile inicia sus actividades como filial de Renault Francia en el año 1968. En la planta de la ciudad de Arica, ubicada en el norte de Chile y sede entonces de la industria automotriz chilena, se realizaba el armado del modelo R 4L, trasladándose en el año 1971 el armado de este modelo a la planta ubicada en la ciudad de Los Andes, donde posteriormente también se armaron los modelos R 4S y R 12. En el año 1979 en esta misma planta, Automotores Franco Chilena inicia la producción del modelo R 18 en sus versiones 1.4 TL y 1.6 GTS; de esta manera, Chile se transforma en el segundo país que fabrica este modelo, a sólo un año de haber comenzado la producción en Francia. En el año 1991, y dada la apertura de la economía nacional, Automotores Franco Chilena termina con la fabricación local de vehículos Renault importándose directamente desde Francia y Argentina la gama comercializada en nuestro país. Posteriormente, la distribución de unidades Renault es traspasada a un importador local, hasta el año 2000, año en que DERCO S.A. adquiere la representación de Renault en Chile y lo hace de la única manera como sabe hacerlo: poniendo a disposición de sus clientes una gama de excelentes vehículos, con tecnología de última generación, líderes en sus diferentes categorías. Y, sobre todo, renovando su compromiso de garantizar cada unidad vendida con un insuperable servicio post venta.